sábado, 20 de abril de 2013

Cupcakes de Fresones de Huelva en temporada de fresas, claro!


Hoy vengo con una receta de esas que son "obligadas" en cierta época del año: La temporada de fresas!!

Es que, los dulces con fresas, son lo más: fresas con nata, fresas con leche condensada, batido de fresa, cupcakes de fresa, tarta de fresas,....

Y es que los postres con fresas (y con fruta en general) me hacen pensar que soy una niña buena, y al comer fruta, y echarle fruta al postre, ya no es tan.... contundente! Vamos, que no tiene tantas calorías! Jejejje, ilusa de mí!

En fin, las fotos de este post, aunque son muy poquitas, son las de este año. Pero ya os digo que estos cupcakes los hago cada vez que llega la temporada de fresas, porque están riquísimos y son facilísimos de hacer y decorar (la propuesta que aquí hago, claro, allá cada uno con sus aptitudes artísticas).

El año pasado hice el buttercream con puré de fresa, pero no me quedó todo lo consistente que me hubiera gustado, y llevaba un porrón de azúcar. Eso sí, he de decir que estaba delicioso! Sin embargo, desde hace unos meses atrás, probé las "pastas de sabores", entre ellas la de fresa, y me decidí a usarla en el buttercream de estos cupcakes. De hecho, no tiene nada que envidiar a la otra hecha con puré (más engorrosa de hacer, y con el inconveniente estético que os he comentado): da color, da sabor, e incluso alguna pepita se cuela al buttercream dando ese efecto realista.... Y es que la pasta de fresa está hecha con fresa de verdad!

Bueno, vamos con la receta (inspirada en la de Alma Obregón, de sus cupcakes de fresa):

Con esta receta salen más o menos, unos 16 cupcakes (dependiendo del tamaño de tus cápsulas):

Para el bizcocho:
  • 120 g de mantequilla sin sal a punto de pomada
  • 180 g de azúcar blanco
  • 2 huevos M
  • 230 g de Harina bizcochada con un poco de harina de fuerza (lo hice para aprovechar un poquito que me quedaba de la de fuerza, practicidad ante todo).
  • 1 Cucharadita de levadura Royal
  • 120 ml de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (podríais echarle una cucharadita de fresa en pasta, para que el bizcocho supiese a fresa y tuviese un ligero tono rosado)
  • 200 Gr. fresones de Huelva

Para la buttercream:
  • 200 Gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 200 Gr. de azúcar glass
  • 2, 3 o 4 cucharaditas de fresa en pasta (dependiendo del gusto de cada uno, y del color que se le quiera dar al buttercream. Yo creo que le eché 4).
Para decorar: Fresas enteras, las más bonitas y pequeñitas que vengan en el paquete.

En primer lugar, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla claree, y vamos añadiendo los huevos de uno en uno, batiendo rápido para darle a la mezcla aire. 
Una vez hecho esto, se va incorporando la harina tamizada con la levadura, y a la vez se va echando la leche con el extracto de vainilla disuelto en ella, para ir homogeneizando la masa. La batidora aquí debe estar lo más lenta posible, para no romper las burbujas creadas en el paso anterior y darle al bizcocho mayor esponjosidad. 

La mezcla, con esos fresones de Huelva que dan ganas de comer y no parar!

Una vez que está todo incorporado, dejamos de batir, y añadimos las fresas picadas en trozos grandes (o pequeños si os gusta más, yo los dejé más grandes), y mezclamos con una espátula, con movimientos envolventes.


Repartimos en los papelitos de cupcakes, y metemos al horno, que previamente hemos calentado a 170º. En unos 25 minutos debería estar listo, pero hay que ir comprobando con un palillo. Si sale mojado, dejamos un poco más.

Una vez listos, sacamos del horno, dejamos reposar 5 minutos en el molde, y finalmente los pasamos a la rejilla para que se enfríen.

Aquí se ven algunos cupcakes a medio decorar y otros donde se pueden ver los trozos grandes de fresón


Mientras vamos haciendo la buttercream, como sabéis batiendo a velocidad alta la mantequilla con el azúcar glas tamizado (siempre tamizar, muy importante!), y cuando esté bien homogéneo, se le añaden las cucharaditas de fresa en pasta al gusto. 

Decoramos los cupcakes una vez fríos (esto sí, o sí, porque el buttercream al ser de base de mantequilla, se os disolverá y acabaréis mojando el cupcake en sopa de mantequilla dulce jajaja....), con la boquilla 1M de Wilton, haciendo "rosas" de buttercream (se hacen situando la manga pastelera a 90 grados sobre el centro del cupcake, y haciendo espirales en el sentido de las agujas del reloj). 

Por último, ponemos la "guinda" en forma de fresa, para decorar.

Super apetecibles!

Como veis, muy facilitos, muy ricos y ante todo muy "buenos" para nuestra conciencia (de cara a la operación bikini). 

Este post es el último antes de mi viaje a Madrid con motivo de asistir a Expotarta, por segunda vez. Esta vez, una pena, no he podido conseguir plaza en ningún curso. El año pasado lo hice con Alma de Objetivo Cupcake, este año lo intenté, pero me quedé sin plaza, y los demás, o se salían del presupuesto, o no eran de mi prioridad. Aún así, visitaré la feria. 



Super concentrada yo, aprendiendo la decoración en buttercream que llevan estos mismos cupcakes

Con mi título, más feliz que una perdiz

Con Alma Obregón, de Objetivo Cupcake Perfecto

El grupito de alumnos de aquél curso, junto con Alma, y su Pinche (su mamá, que aparece sentada en primera fila)

Pero bueno, como no he podido coger curso, como premio de consolación..... CONCIERTO DE RAMMSTEIN! Sí, sí! Desde los 14 añitos siendo fan, y a estas edades, por fin, voy a escucharlos en directo!

De todas formas, espero postear desde Madrid. Pero con lo desastre que soy.... tampoco me fiaría mucho de mí!

Besos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario